Nov/Dic 2015  |  Núm. 16






Misty Carter, CFE

Articulos del fraude

Análisis de Sentimientos:
Cómo la elección de las palabras puede dejar un rastro que lleve al fraude

Tratar de averiguar qué piensa la gente siempre ha sido interesante para la mayoría de las personas. Esto suele suceder en entornos sociales y al conocer personalmente a alguien. Esta información es especialmente útil en la investigación de fraude. Mientras que algunas personas no están dispuestas a abrirse y mostrar cómo se sienten realmente a través de una conversación, pueden expresar sus sentimientos a través de las redes sociales, foros, blogs e incluso en sus correos electrónicos. Los examinadores de fraude están empezando a recopilar y analizar este tipo de datos en las investigaciones. Esta técnica se llama análisis de sentimientos y ha demostrado ser un método eficaz en la detección de alertas de fraude.

¿Qué es el análisis de sentimientos?

El término sentimiento se refiere a los sentimientos, actitudes y opiniones de una persona. El análisis de sentimientos (también conocido como minería de opinión) es una herramienta que implica la creación de un sistema para analizar documentos y otros datos, con el propósito de examinar las emociones y opiniones de sus autores. Se centra en la identificación de lo que la gente piensa o cómo se siente acerca de algo. Este tipo de análisis puede ayudar a los examinadores de fraude en el descubrimiento de esquemas existentes. También puede servir como una herramienta para monitorear las áreas en las que puede haber personas con comportamiento sospechoso o fraudulento.

¿Cómo puede ser utilizado para detectar el fraude?

El análisis de los sentimientos incluye un proceso llamado ubicación de palabras clave, que contiene una lista de palabras que se relacionan con un sentimiento específico. Estas, conocidas como palabras afectuosas, suelen ser adjetivos positivos o negativos, pues son fuertes indicadores de sentimientos. Los examinadores de fraude buscan palabras de afecto en los correos electrónicos de los empleados u otras comunicaciones, como parte de sus procedimientos de detección de fraude. Por ejemplo, un examinador podría recibir un aviso de que un gerente está manipulando las ventas obtenidas de su división para cumplir con las cuotas de la empresa. Para evaluar qué tan cierto puede ser dicho aviso, el examinador contrasta una lista de palabras clave –flexible, irrazonable, temporal y preocupado– con los correos electrónicos de la supuesta parte, y si hay resultados positivos se realizan las investigaciones pertinentes.

El análisis de sentimientos también puede identificar a los empleados potencialmente descontentos, basándose en palabras clave negativas. Los examinadores de fraude reconocen señales de alerta mediante la búsqueda de las palabras clave negativas que indican los tres elementos del triángulo del fraude (presión, oportunidad y racionalización). Por ejemplo, ignorado, exhausto, desconsiderado, acosado, atropellado o sesgado.

Cuando se elabora una lista de palabras clave, los examinadores deben incluir groserías y palabras de cualquier jerga, ya que pueden representar fuertes sentimientos. Los estafadores también pueden usar siglas para ocultar sus planes de fraude, por ejemplo:

Otras consideraciones

Si bien el análisis de sentimientos es una gran herramienta, se deben de tomar en cuenta algunas consideraciones. Al igual que con todas las técnicas de investigación, los examinadores de fraude deben reunir pruebas completas antes de llegar a conclusiones. Después de que se han detectado correos electrónicos o documentos por las palabras clave que contienen, el examinador debe seguir investigando más a fondo para determinar si se produjo realmente un fraude.

Además, los derechos de privacidad de los empleados en ciertas jurisdicciones podrían limitar el acceso para llevar a cabo técnicas de análisis de sentimientos en algunos medios de comunicación, por lo que los examinadores siempre deben consultar a un asesor para revisar las restricciones legales, antes de emprender cualquier análisis de este tipo. ¿Dónde está autorizado legalmente realizar dicho análisis? Los examinadores de fraude deben asegurarse de que la empresa tiene una política que indica que los correos electrónicos y otro tipo de correspondencia son propiedad de la compañía y que pueden ser revisados en cualquier momento.

 

Carter, Misty. “Sentiment Analysis: How Word Choice Can Leave A Trail To Fraud”, en Association of Certified Fraud Examiners [en línea].



©2015 ACFE-Capítulo México, A.C., Derechos Reservados.
Aviso de Privacidad
Asociación de Examinadores de Fraude Certificados Capítulo México
Tel. 5207-7557, 5536-0104 | seminario@acfe-mexico.com.mx